Artículo publicado en la Revista Universo Holístico , diciembre 2019 

LA REFLEXOLOGIA INFANTIL, TRANSMITIENDO SU FUERZA

Quiero comenzar este artículo con la clave de lo que sería en sí transmitir la fuerza de la Reflexología . Transmitir  proviene del latín transmittere y significa “hacer llegar un mensaje de un lado a otro.  Justo lo que hoy pretendo si me estás leyendo. Hacerte llegar ese mensaje para que si aún no conoces la Reflexología Podal, puedas encontrar un camino para equilibrar tu organismo, promover tu bienestar y sobretodo el de aquellos a los que más quieres, tus hijos.

Si sabes de que se trata esta milenaria técnica , voy a proponerte compartirla en tu entorno familiar e incluso iré un poco más lejos, si ya tienes formación en Reflexología por que no especializarte en el mundo de la infancia y enseñar a esos padres que a ti se acercan,  a trabajar los pies de sus hijos,. Obteniendo así una fantástica herramienta que podrán utilizar a la demanda de su hijo, justo en el momento y lugar preciso en que el niño lo necesite, aprendiendo de una forma sencilla y dinámica.

La Reflexología podal es una técnica sencilla, no invasiva, que potencia la salud y la capacidad de autorregulación del cuerpo. Está  basada en el principio de que hay zonas reflejas en los pies que corresponden a órganos, glándulas y formas anatómicas.

Consiste en presionar y masajear  las diferentes partes del pie,  ya que en ellas está reflejado todo nuestro organismo, con el fin de aliviar, mejorar y restablecer el equilibrio homeostático del organismo, es decir  conseguir el “equilibrio perfecto”

Puede aplicarse como complemento de cualquier otra terapia que el paciente esté recibiendo, con lo cual, no reemplaza al cuidado médico o psicológico.

No es necesario estar enfermo para beneficiarse con un tratamiento reflexológico, pues es un método preventivo para mantener la buena salud.

Ya se conocía en India y China una forma de tratamiento mediante dígito presión pero el documento más antiguo que muestra la práctica de la Reflexología  es el relieve de la tumba del médico egipcio Ankmahor datado 2500 – 2330 años a. C.

La Reflexología Podal fortalece el sistema inmunológico y equilibra el estado de ánimo gracias a la relajación que proporciona. , Podríamos resumir en tres los beneficios de esta sencilla pero increíblemente efectiva técnica:

  • Produce un efecto relajante que ayuda a eliminar el estrés y facilita la relajación física y mental.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Fortalece el sistema inmunológico y el potencial de auto sanación del cuerpo.

Pero si hablamos de los más pequeños, ¿cómo podría  ayudarles la Reflexología?

Por un lado vamos a favorecer el bienestar y el funcionamiento fisiológico del bebé (sistema digestivo, urinario , respiratorio…) ,  contrarrestando de una manera muy eficaz las incomodidades producidas por cólicos, gases, estreñimiento…

Esta situación de bienestar va a permitir a la criatura relajarse, aliviándolo del estrés cotidiano, permitiendo mejores estados de vigilia y de sueño.

Fomentaremos  un buen desarrollo del sistema nervioso, a través de la estimulación sensorial que la reflexología ofrece.

También vamos a ayudar a reforzar su sistema inmunológico, dándole  recursos para poder aumentar sus defensas.

Necesidades básicas como son: calor, apego, soporte, contención, confianza, amor, se van a ver cubiertas con ese trabajo reflexólogico, con el que potenciaremos también la comunicación afectiva del bebé con sus padres y el entorno.

Y lo más importante, estamos ofreciendo a los padres una herramienta para que participen activamente en el bienestar tanto físico como emocional de sus hijos.

Desde mi punto de vista de madre de una niña con discapacidad (en realidad hoy ya una preciosa mujercita) este último punto merece una mención especial.  Además de las dificultades que acarrea cualquier trastorno (en nuestro caso autismo)  van a  aparecer sin duda  los malestares de cualquier niño.  Algo tan sencillo de manejar como un catarro, en ellos se complica, por la dificultad de expulsar la mucosidad, las interacciones de las medicaciones, los efectos secundarios de determinados excipientes y sobretodo la imposibilidad de hacerles entender que esto lo superarán, que se trata de un proceso normal y todos los niños pasan por este mismo camino en algún momento. Esto sería solo un ejemplo de  entre muchos malestares como trastornos digestivos, del sueño etc. Y de repente llega a tus manos este instrumento, con el que puedes tener parte activa en el bienestar de ese pequeño. En cosas tan simples como un resfriado, un cólico, estreñimiento… Siempre digo que si algo nos enseña la discapacidad de nuestros hijos es a valorar hasta lo más pequeño, a honrar cada gesto que nos haga la vida un poco más fácil.

Enseñar a esos padres una herramienta como la Reflexología es sin duda el mejor tesoro que les podemos ofrecer. Ella les acompañará en todo ese sendero a recorrer y les dará confianza y seguridad. Siempre he bendecido como madre todo lo que la Vida ha puesto a nuestro servicio, en cuanto a pediatras, neurólogos , psiquiatras y profesionales de la psicología que han ido haciendo que cada vez Ali tenga mayor calidad de vida y autonomía. Pero ese día a día, conseguir que su sistema inmunológico estuviese fuerte, que su aparato digestivo funcionase adecuadamente, que su sueño estuviese cada vez más maduro, que su aparato urinario drenase toda las medicaciones que tiene que tomar desde bien pequeñita, ese sin duda es mérito de la Reflexología. Y cuando ella se quita sus calcetines al menor síntoma de desequilibrio, pidiéndote de una forma casi ininteligible “reflexología” no puedo menos que confirmar que tenemos un verdadero tesoro en nuestras manos.

Y además siempre he sido de la opinión que quien mejor trata los pies de un bebé  o de un niño es su papá o su mamá, o aquella persona que esté cerca. Son ellos los que están en la trinchera, los que saben en qué momento y lugar el niño estará más receptivo.

 

 

 

 

 

Es posible que  nunca te hubieses  planteado formarte en terapia manual, pero sin embargo, de forma intuitiva, te ves  atraído  por tomar entre sus manos esa parte del cuerpo que tenemos tan olvidada como son nuestros pies. Por qué no conocer una técnica como es la Reflexología Podal  y adentrarte  en un mundo fascinante del que estoy segura te  enamorarás cuando veas  los fantásticos efectos en tu hogar.

Y si ya tienes formación en Reflexología por que no especializarte en Reflexología Infantil, conocer más a fondo los trastornos habituales en la infancia y tener las herramientas para compartir con otros padres este grandísimo tesoro.

 

 

Renée Iglesias

Reflexóloga Podal, Naturópata

Instituto de Reflexologia Especial

www.reflexologiaespecial.es

instituto@reflexologiaespecial.es

Telf. 91 639 69 32/ 686 10 15 89